lunes, 26 de junio de 2017

Accidentes emocionales



Si cuando tienes un accidente de coche, moto, bicicleta… y te fracturas alguna parte de tu cuerpo,  vas a un hospital para que te atienda un profesional y sabes que habrá un tiempo de recuperación en el que tus ritmos serán diferentes…
 
Entonces …

Y si tienes un “accidente  emocional” (rupturas amorosas, duelos, ansiedad, despidos laborales, dependencias emocionales…) 

¿Por qué te quedas en casa esperando resolverlo por ti mismo, y pretendes seguir haciendo las mismas cosas y de la misma manera que antes de este suceso?

Eres cuerpo y mente. 

Necesitas tu cuerpo para moverte y desplazarte.

Pero necesitas también tu mente para no dejar de sentir y vivir tus emociones en ausencia de sufrimiento.

Fdo. : Raquel Díaz Illescas



jueves, 22 de junio de 2017

Regalos con memoria



Si no sabes qué regalar, regala encuentros eróticos, amorosos, románticos, de aventura, de pasión o de reencuentro.
 
Si no puedes regalar encuentros eróticos, regala  besos de colores, sabores,  intensidades y texturas diferentes.

Si no puedes regalar besos, regala abrazos elocuentes, que emocionen  y hagan cerrar los ojos y guarden todos los silencios. 

Si no puedes regalar abrazos, regala palabras que vinculen, que muevan y acaricien  todas sus emociones  y provoquen el deseo de verte nuevamente, besarte, abrazarte y contarte entre las sabanas todo lo que guardaban sus silencios. 

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

No te disperses…




Querer tener pareja es como querer aprobar una oposición, hay que dedicarle tiempo y no dispersarse “con otras cosas

jueves, 15 de junio de 2017

lunes, 12 de junio de 2017

Pon en forma a tu corazón



Ríe y no te preguntes el por qué, deja que todo tu cuerpo sepa que estás feliz.

Canta, aunque no te sepas la canción ni siquiera lo que dices.  

Corre, salta, grita o llora si lo necesitas.

Baila solo o pegadito a otra piel, pero baila.

Sonríe al saludar y al despedirte y al besar y también al amar.

Come chocolate, sandía o melón y si es posible tostadas con mantequilla y mermelada de melocotón.

Abraza,  con los ojos abiertos o cerrados, en silencio o susurrando al  oído.

Viaja en coche, tren, avión, autobús  o en tu imaginación, pero no dejes de viajar.

Seduce y déjate seducir, pero antes no olvides seducirte tú.

Enamórate de otro corazón, de otra piel, enamórate de las palabras o de una sonrisa,  pero enamórate.  
Cuida, quiere y si sabes y puedes ama en ausencia de miedos, prejuicios  y clichés que te impidan disfrutar de otra piel.

Erotiza tu mente  y haz que tu cuerpo lo sepa.

Haz el amor con tu cuerpo pero deja que tu mente se abandone.

Besa, chupa, lame y haz de tus besos tatuajes en otra piel.

Recuerda a las personas que te provocan una sonrisa, a las que te hacen cerrar los ojos y a las que desearías ver en la calle, o entre las sabanas.

Ten siempre tu corazón en forma, mímalo  y cuídalo de tóxicos que lo contaminen.

Ahora regálame una de tus sonrisas.

Fdo. Raquel Díaz Illescas.